Indicadores a siete años de la meta*

Sonia Kuri Kosegarten

Estamos a la mitad del camino. En el 2015, 17 Objetivos del Desarrollo Sustentable (ODS) fueron propuestos por diversos actores con el año 2030 como meta. Los ODS, en pocas palabras, apuntan hacia un desarrollo integral, el cual tenga como piedra angular el desarrollo sostenible en materia económica, social y ambiental. Para poder evaluar el cumplimiento de los objetivos se necesita una métrica. Junto con la propuesta de los ODS se anexaron aproximadamente 200 propuestas de indicadores y se sugirió que los gobiernos nacionales y privados propusieran sus propios indicadores para evaluar el desarrollo sostenible.

El desarrollo sostenible y su crecimiento se nutren de la participación de diversos actores, tanto de la sociedad civil, como Jefes de Estado y miembros del sector privado. A su vez, estos actores de una forma u otra también se manifiestan en distintos niveles, tanto local, nacional y global. Hace 7 años la Organización de Naciones Unidas le encomendó una tarea a la comunidad internacional, y con esta, la información y recursos para implementar en sus esferas de influencia esta particular agenda. La implementación de métricas a nivel local tiene todo el apoyo de los expertos y organismos internacionales, para que en 2030 se pueda hacer un recuento de cuántos de los 17 objetivos se cumplen, qué falta por mejorar y qué elementos quedan por cumplir durante los próximos 15 años. 

Parece imposible pasar de este punto sin detenernos a reflexionar sobre lo que hasta ahora se ha dicho. Siguiendo el artículo Data, Knowledge, Politics and Localizing the SDG’s, los ODS funcionan como un instrumento de gobernanza global, utilizando la infraestructura de datos para generar efectos disruptivos en estructuras de poder. Sobre la misma línea argumentativa, los autores desarrollan un crítica al modus operandi de estos indicadores. Dada la ambición en la propuesta de los ODS y la presión por adoptar indicadores para que sean estos los que nos digan si hubo crecimiento o no, se pueden dejar a un lado principios muy difíciles de medir de forma integral como la no discriminación y equidad. No hay que olvidar que a pesar de que los indicadores pueden no cargar consigo un sesgo estadístico, los expertos que los construyeron pueden cargar consigo sesgos o prejuicios.

Las métricas nos brindan escalas sobre fenómenos que no existen cuantificados en la realidad; la capacidad de poder abstraer la realidad en modelos o indicadores han enriquecido de forma sublime a las ciencias sociales. El problema con los indicadores no es la abstracción de la realidad, sino que la evolución del desarrollo sostenible se mida de forma muy estricta a través de estos, es decir, los esfuerzos por aumentar el desarrollo y volverlo integral estarán dirigidos para que los indicadores perciban este cambio. Los países se están viendo presionados por cumplir objetivos muy ambiciosos para el 2030 y lo que los separa del reproche y éxito en la comunidad internacional es un reporte con cifras que indiquen mayor desarrollo sostenible.

Las cifras reflejan lo que los indicadores en materias específicas capturen, y estas cifras a su vez alimentan la información existente. Si se comienzan a instrumentalizar políticas públicas para hacer únicamente quela cifra crezca, se dejan de atender los problemas estructurales que los ODS identifican. Sin embargo, conforme aumentan las cifras se incentivan políticas públicas que hagan la cifra crecer, los indicadores revelan información y la información altera las preferencias, comportamientos y narrativas en las sociedades.

El poder, según Michel Foucault, no existe en esencia sino que se va descubriendo qué es el poder en cuánto se ejerce mediante interacciones humanas. En ese sentido, el biopoder es el poder estatal que opera sobre la corporeidad de los ciudadanos. Según autores como Agamben y Foucault, los estudios demográficos nacen con la necesidad de realizar control poblacional. Así, los gobiernos a través de política pública, tienen información para saber qué elementos habilitan qué condiciones de vida para qué ciudadanos al interior de un país. Lo que busco recalcar es que la cultura de evaluación que se está promoviendo desde Naciones Unidas, puede derivar en la creación de indicadores e información que no necesariamente sea tan integral como los objetivos que se buscan perseguir. Sería muy lamentable que se generen dinámicas perversas de poder alrededor de información construida para satisfacer el umbral que marca el indicador. 

Mi intención, lejos de querer ser fatalista, es remarcar la urgencia por construir mejores indicadores. Se necesitan indicadores creados por expertos, sí, pero también se tienen que hacer mayores y mejores esfuerzos de consulta. Solo de esta forma, la métrica podrá capturar más precisamente la realidad en cifras y ser brújula de objetivos que no ponderen la eficiencia sobre la calidad.

Nota

*Este muy breve artículo de exposición y opinión tiene raíces en una clase de Derecho Internacional II, impartida por el Profesor Alejandro Rodiles. Durante la clase surgieron preocupaciones, dudas sobre un tema que, como científicos sociales con herramientas e injerencia, nos debería de preocupar. Hemos internalizado, por suficientes años, que la información tanto cualitativa como cuantitativa son igualmente valiosas, sin embargo, ahora tenemos que internalizar la urgencia por crear indicadores comprensivos, sensibles a la realidad e integrales.

Referencias

Fisher, Angelina, Fukuda-Parr, Sakiko, “Introduction – “Data, Knowledge, Politics and Localizing the SDGs”, Journal of Human Development Capabilities, vol. 20, núm. 4, 2019, pp. 375 – 385.

Mills, Catherine, “A New Regime of Power: Foucault”, Routledge, Biopolitics, Routledge, 2018, pp. 13 – 36.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s